Especial: Vivir el eterno presente

30 días sin Alejandro y cada uno de esos días ha llevado a que las personas que compartieron algún momento de su vida con él, hayan experimentado sentimientos encontrados: tristeza, alegría, agradecimiento, rabia, nostalgia, ternura, soledad, compañía, desconsuelo…

Muchos han desempolvado los viejos álbumes familiares, han vuelto sobre las conversaciones sostenidas, sobre lo reído, lo llorado, lo cantado, lo caminado, lo comido. Han vuelto las experiencias vividas en el colegio, en el trabajo, en los viajes, en la universidad, en el día a día. En esta celebración de la vida de Alejandro, se han sumado sus familiares, sus amigos, sus amores, sus maestros, sus alumnos, compañeros de aulas colegiales y universitarias, compañeros de oficina, médicos, jefes, y su eterno amor.

Después de un recorrido por muchas facetas, tiempos, sentimientos y miradas, la presencia de Alejandro hoy es abrumadora, evidente, se vive en cada momento, en el eterno presente.

Alejandro y Carolina

La Familia

Los Amigos

La Universidad

El Trabajo

5 comentarios en “Especial: Vivir el eterno presente

  1. De joven gomelo que lo conocí era esa personita detrás de mi niña y ni me saludaba, y de grandote fue esa persona bonita que lo quise como el esposo de mi niña.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.