Un hombre con luz propia

Conocí a Alejo en la Secretaría de Integración Social, él siempre quiso que viajáramos juntos a Estados Unidos y que le manejara por las calles de Miami.

Fue en el 2015, un viaje en donde visitamos el parque nacional de los humedales – Everglades, Wynwood Walls y Miami Beach… Fue un viaje increíble con Alejo y Caro, donde cumplimos nuestro sueño de viajar juntos y que él fuera mi copiloto y yo su conductora.

Tuve la oportunidad de trabajar con Alejo en dos entidades en donde siempre fue el más consentido, no solo por mí, sino también por todas las “chicas” –como él decía– de la oficina. Todas queríamos cumplir sus deseos y terminamos adorándolo.

Alejo es un ser maravilloso al que siempre voy a adorar, como yo le decía. Mi amigo de adentro del corazón que sabía todo de mí.

Un comentario en “Un hombre con luz propia

Los comentarios están cerrados.