El duelo y la muerte, lugares desconocidos

Entonces, sabemos que el alma literalmente duele y entiendes finalmente que ésta sí existe, porque sientes como se desgarra, sientes cómo el corazón se une a ella para querer paralizar al mundo, pero en vez de parar, todo se acelera, te genera ansiedad y te sumerges queriendo salir de los ataques de pánico que antes no conocías y que de vez en
cuando veías en tu esposo, las noches en las que él se despertaba pensando que estaba muerto. Sientes la necesidad permanente de suspirar pues se te dificulta respirar, te ahogas constantemente. Continúa leyendo El duelo y la muerte, lugares desconocidos

Prometí que estaría con él hasta la muerte

No era sólo su cara, su cuerpo o su voz, eran sus ojos y la forma en la que me hablaban, era su olor y la sensación que me producía su cercanía al hacer erizar cada milímetro de mi piel y atraparme eternamente en el momento, era la tentación hecha hombre.
Por Sara Catalina Continúa leyendo Prometí que estaría con él hasta la muerte