El duelo y la muerte, lugares desconocidos

Entonces, sabemos que el alma literalmente duele y entiendes finalmente que ésta sí existe, porque sientes como se desgarra, sientes cómo el corazón se une a ella para querer paralizar al mundo, pero en vez de parar, todo se acelera, te genera ansiedad y te sumerges queriendo salir de los ataques de pánico que antes no conocías y que de vez en
cuando veías en tu esposo, las noches en las que él se despertaba pensando que estaba muerto. Sientes la necesidad permanente de suspirar pues se te dificulta respirar, te ahogas constantemente. Continúa leyendo El duelo y la muerte, lugares desconocidos

Contra todos los pronósticos, ¡pasé!

Mis papás no querían que yo estudiara en la Nacional; a mi papá le daba miedo que a su niña mimada le pasara algo en alguna de las protestas, o en el último de los casos, me atrasara si suspendían clases. A mi mamá le daba miedo que me volviera más rebelde, peleona o incluso “degenerada” Continúa leyendo Contra todos los pronósticos, ¡pasé!

Cita de San Valentín

Comenzó a sentir algo extraño en sus pies, luego en sus piernas, su estómago y finalmente en sus brazos. Sintió como si su cuerpo dejara de serlo para convertirse en una estatua de sí misma. Pero ella seguía consciente y pudo percibirse como una desconocida construcción biológica, un escenario de tumultuosas conmociones y conspiraciones celulares, un cuerpo que iba a reacomodarse. Continúa leyendo Cita de San Valentín

Karolinka en Polonia. Auschwitz sobrevive

Hace unos años, en un mes noviembre, estuve unos diez días en Polonia con mi amiga Choi de la República de Corea. Polonia es un país maravilloso y los polacos, aunque parecen ser fríos y serios, no lo son, ni los menos 15ºC de ese momento los volvió fríos, es más, son los europeos (no latinos) más cálidos, amables y aseados que he conocido. Continúa leyendo Karolinka en Polonia. Auschwitz sobrevive