Circo Humilde

Es un circo humilde, pensé al ver la carpa azul apuntando al cielo.

Hasta ese momento lo único que sabía sobre el mundo de circo era lo que había visto en las películas de Fellini y otras pocas cosas que aprendí sin saber realmente como. Mi cabeza se llenó de trapecistas, bailarines, trucos de magia, crispetas, algodones de azúcar, payasos y personas de carácter gitano que viven en remolques y como caracoles llevan su hogar a todas partes. Cargado de curiosidad decidí visitar por primera vez un circo.

02


A los barrios de estrados 1 y 2 de la ciudad de Bogotá llegan de vez en cuando espectáculos itinerantes que las familias que viven cerca visitan para matar el tiempo, porque no tienen nada más que hacer o porque consideran que es un entretenimiento familiar que les queda a mano. En mi caso visitar el circo sin haber pisado antes una carpa cultural (así es como ellos la llaman), corresponde al deseo de saber cómo se desarrolla un espectáculo circense que con el tiempo ha ido desapareciendo, pues el circo, a menos que sea el Cirque du Soleil, es un espacio maravilloso que tristemente se ha dejado atrás, un espectáculo que no despierta interés en tiempos modernos.

En mis visitas a la familia Chaval y a su circo, que es sobre todo un negocio familiar donde los mayores transmiten sus conocimientos a quienes en el futuro se encargarán de que la carpa no cierre, pude ver de cerca lo que hay de tras de un espectáculo de este tipo.

Este proyecto fotográfico evidencia un espectáculo humilde que no deja de estar cargado de la magia, la entrega y el profesionalismo que las personas que allí trabajan le imprimen. Artistas a los que pocas veces se les califica con tan alto adjetivo y que tienen el don de crear momentos maravillosos; hombres y mujeres que se sobreponen a las circunstancias del lugar al que llegan y trabajan para que cada una de sus funciones sea mejor que la anterior pues son conscientes que de su entrega en el escenario y de su esfuerzo desempeñando múltiples funciones (muchos de ellos son a la vez tramoyistas, vendedores de comida, acomodadores, fotógrafos o logística) aseguran el éxito de la siguiente función y por lo tanto de su bienestar.

Estas fotos son el registro de un espectáculo y de la tenacidad de quienes trabajan para que el circo no desaparezca.

01

03

003

00

_SAM0217

_SAM0216

_SAM0987

009

010

020

021

022

097

096

_SAM0899

_SAM0164

CircoLibro20

_SAM0122

_SAM0123

200

Fotos y textos por @samaraartist.