Quien lo vive es quien lo goza

Miss Colombia Trans 2016 se celebra en una pescadería que en las noches se convierte en bar, cerca del parque central de Soacha (Cundinamarca). Miguel recibe a la periodista, el camarógrafo y el fotógrafo, en horas de la tarde. Hace poco ha salido del clóset y está nervioso porque esta noche dará un gran salto: se vestirá de mujer y participará, por primera vez, en un reinado trans. A Miguel lo apoya su madre, quien al verlo sufrir por un amor le recomendó participar en la fiesta, para olvidar –o la menos engañar– las penas. Lleva tres meses preparándose para el reinado; ya tiene listos el traje de cóctel, el vestido de baño y el traje de fantasía. Las uñas las lleva pintadas de verde y azul, la peluca color marrón cuelga de su mano, el traje hecho con trozos de papel y latas recicladas reposa en la silla del camerino, los senos de icopor están listos para adornar su pecho plano. Aunque al final de la velada no resulta elegida reina, Miguel –quien ahora responde al nombre de “Eliana Lithon”– está feliz, pues ha sido admirada y respetada y piropiada por los asistentes, quienes esperan que vuelva a presentarse y pueda salir coronada como la más bella entre las mujeres.

Soacha (1)Soacha (2)Soacha (5)Reinado por la diferenciaReinado por la diferenciaReinado por la diferenciaSoacha (24)Soacha (19)Soacha (21)Reinado por la diferenciaReinado por la diferenciaSoacha (6)Soacha (7)Soacha (8)Soacha (9)Soacha (25)

*Las fotos de Gabriel Rojas fueron publicadas originalmente en la revista Bacanika, como crónica visual del artículo “Es de hombres vestirse de mujer”, escrito por Natalia Zuluaga S.