Pesca artesanal en peligro

Ensayo fotográfico por Yair Suárez Salazar

Desplazados por grandes empresas que no respetan los ciclos naturales ni las técnicas reglamentarias, los pescadores artesanales colombianos buscan mantener vivas sus tradiciones familiares y su forma de ganarse la vida.

Los pescadores artesanales del Magdalena, el río más importante de Colombia y el cual desemboca en el Mar Caribe, todavía utilizan las técnicas que sus ancestros transmitieron de generación en generación. Durante décadas, decenas de familias de la zona de Ambalema-Tolima y Beltrán-Cundinamarca vivieron gracias a los peces que ellos sacaban del agua con sus canoas, redes y atarrayas. Pero su historia es muy distinta a la de sus abuelos, quienes vivieron en épocas de abundancia.

Hoy las grandes empresas utilizan técnicas de pesca con pólvora o plomo que acaban de raíz con la producción piscícola. A los pescadores artesanales les resulta cada vez más difícil encontrar peces y garantizar el sustento de sus familias.

Desde hace más de veinte años, los pescadores formaron la asociación ASOPEZ Beltrán para exigir que se respeten las técnicas de pesca reglamentarias y los periodos de reproducción de los peces. En estos años, muchos de los miembros han sido perseguidos y amenazados.

Publicado originalmente en Distintas latitudes.

Peces es un laboratorio creativo que explora y difunde narrativas digitales en el que puedes publicar tus trabajos. Envíanos tus propuestas al correo electrónico pecesfueradelagua@gmail.comSi te gusta lo que hacemos, comparte nuestras entradas con tus amigos y síguenos en FacebookInstagram y Twitter.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s