Hoy no fui, mañana sí

En la tienda de Don Pedro que visitaba durante mi infancia, había un aviso que rezaba “Hoy no fío, mañana sí”. Puedo imaginar al dueño de la tienda ubicando con sorna y estrategia su sentencia y señalándola decididamente cada que alguien se atreviera a solicitar un crédito. Nunca me pareció algo divertido, todo lo contrario, siempre lo asumí como un engaño. Esta promesa infinita, que siempre se cumplió, finalmente me sirvió como contra para hacer frente a la andanada de frases motivacionales que invitan a vivir el día a día, a disfrutar del eterno presente, a asumir el hoy como si fuera el último día, o en el peor de los casos, el inicio del resto de mi vida. 

Desde entonces, encontré inútil la idea de llevar un diario, no le veía sentido a dejar registro de actividades cotidianas, a escribir sobre el pasado inmediato. ¿Para qué? ¿Para que ese gran momento envejeciera en esas páginas y al leerlo en un futuro remoto se tornara agridulce y carente de la emoción inicial?, ¿Para intentar hacer mejor lo que tal vez se hizo mal? ¿Para encontrar al final de la noche las palabras, o el gesto, que habría funcionado triunfante en una situación apremiante, y que pudo haber cambiado el destino de ese día o de la misma vida?

Si se trata de llevar un registro, cada día empieza y termina igual, a oscuras, cansado, atontado, mirando al techo, cayendo rendido ante el sueño o conforme ante cada nuevo amanecer, con planes y expectativas que serán recuerdos, arrepentimientos, satisfacciones. No encuentro placer en acomodar en palabras lo realizado durante un día que ni siquiera termina ajustándose a las fallidas reivindicaciones del movimiento laboral: 8 horas de trabajo, 8 horas de ocio y 8 horas de sueño. Estas franjas horarias, al igual que el aviso de Don Pedro, también son una mentira: las horas laborales terminan consumiendo a las más productivas, el ocio termina siendo la contemplación del tráfico y el sueño el cumplimiento inconsciente de deseos. Ese triple 8 si ha de servir para algo, es para pedir un deseo o para jugarlo al chance, a ver si de verdad es el primer día del resto de mi vida.

Imagen tomada de https://co.pinterest.com/pin/560346378607492515/?lp=true

3 comentarios en “Hoy no fui, mañana sí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s