Fallarle a la palabra

Por Paula Di Martino

¿Existirá un mundo en donde el humano no falte a la palabra? ¿En donde las promesas que digamos sean cumplidas de verdad, sabiendo que el rompimiento de esa promesa desgana y mal nutre a quien espera un resultado? A veces digo, ¿será mi visión de la vida por ponerme lentes de alguna que otra mala experiencia?

Pero no, vuelve a pasar, estoy en un cuadrado equivocado, en un mundo empresarial equivocado, donde el hostigado simula ser todo lo que rodea al “oro”. Y por oro, permitiéndome ser totalmente irónica a consciencia, no hablo del material extraterrestre que se esconde en la tierra. La pirámide está llena de escalas, pero en esas escalas están mal distribuidos los valores, porque el hecho de que vos seas mi jefe no te da derecho a menospreciar mi trabajo, y sólo cuando, como último recurso, necesitas de mí, vengas a endulzar una manzana que, encima de comérmela, ya la digerí en todos los sentidos (acá es cuando me pongo sincera al nivel de la crueldad), tengo cara de que no entiendo nada, pero te juro que entiendo todo y a veces más. Y aunque use un páramo más chato que internet tengo derecho a vomitar todo lo que siento en palabras, para que se sepa también la parte fea de todo lo lindo y feliz que somos en las redes.

Mentira, somos algo de eso, pero también somos miedo, frustraciones, declives, perdemos fuerzas, anhelos, sueños, y a veces la poca humanidad en la calle y también donde trabajamos. Colabora con todo esta cajita de sorpresas llamada vida. Deseo fehacientemente no convertirme en ese esqueleto lleno de huesos pero carente de valores si algún día me toca estar a mí sentada en el banquillo de quien da órdenes. Deseo que la palabra no sea un bello soneto de acciones, sino que las acciones en sí representen ese soneto que circunda el mundo. En este mundo, en el utópico, en el maravilloso que se ve en las películas, en la vida, en el amor, en la amistad, en las relaciones de trabajo, que no nos haga falta la palabra.

Un comentario en “Fallarle a la palabra

Los comentarios están cerrados.