Soliloquio ansioso

img-20170131-wa0028
Foto: @mrleeooh

Y ya conozco tu entrada, ya no temo tu llegada

Sin bombos ni platillos, sin avisos, sin alardes, sin alarmas, sin sorpresas…

Desdobla esa capa negra, afila esa punta tosca

 

No me escondas que yo no te miento,

no te niegues que yo no te niego

No te ocultes tras las citas, no te vistas ni te peines

 

Dale, entra, ¿para qué esperar?

Ya las noches no me alcanzan, ya los días no me calan,

Ya las bocanadas invadieron las paredes de la casa de la primavera

 

¿Y para qué te quedas, para qué me atrasas?

¿Para qué visitas largas si el tren que te trajo volverá mañana?

No extiendas la antesala que tu aliado lunes ya me llama

 

No me escuches si te llamo, no te quedes si te imploro

No me hables al oído, pero mírame a los ojos

¿Para qué el disfraz si tu piel ya la conozco?

 

Ya conoces tu salida, ya el mierdero me acompaña

Ya el espasmo me aconseja mientras traes otro abismo

No te afanes que este humo me envenena mientras vuelves