Caminar por Buenos Aires

Siempre caminé hacia algún sitio como lo hacen los argentinos, van al colectivo, a una cita, a otro lugar, pero van siempre caminando, apurados por las calles del microcentro, cerca al Obelisco, los tribunales, la casa rosada, esos lugares en los que el tiempo pasa más rápido porque la vida allí es de gente “exitosa” o que quiere serlo algún día. Continúa leyendo Caminar por Buenos Aires

Solo los besos deben taparme la boca

Mis papás no querían que yo estudiara en la Nacional; a mi papá le daba miedo que a su niña mimada le pasara algo en alguna de las protestas, o en el último de los casos, me atrasara si suspendían clases. A mi mamá le daba miedo que me volviera más rebelde, peleona o incluso “degenerada” Continúa leyendo Solo los besos deben taparme la boca